Fuerte descenso en los avistamientos de tiburones peregrinos en California

Comparta con familiares y amigos:

Aproximadamente del tamaño de un pequeño autobús escolar, el tiburón peregrino es el segundo pez más grande del océano y se encuentra en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. A mediados de la década de 1900, miles de tiburones peregrinos fueron observados cada año frente a las costas de California. Ahora rara vez se ven en esta región, llamada Ecosistema de la Corriente de California, o CCE.

Un estudio de la Universidad de California, Davis, y el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de NOAA Fisheries confirma una disminución sorprendente en los avistamientos de tiburones peregrinos en el CCE después de las décadas de 1970 y 1980 y examina qué está impulsando su presencia y distribución. El trabajo se publica en la revista Frontiers in Marine Science.

Los hallazgos tienen implicaciones para la conservación global de los tiburones peregrinos, que están clasificados como en peligro de extinción por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

banderas rojas

Se sabe muy poco sobre los tiburones peregrinos, incluido cuánto tiempo viven, dónde se aparean o dónde dan a luz. No se han realizado evaluaciones de la población en el CCE, que se extiende desde Baja hasta la Columbia Británica, y no existe un esfuerzo de monitoreo formal en torno a la especie. Pero los datos que existen sirven como una señal de alerta de que la especie merece una mayor investigación.

“Son una vista rara”, dijo la autora principal Alexandra McInturf, Ph.D. candidato del Departamento de Vida Silvestre, Peces y Biología de la Conservación de UC Davis en el momento del estudio y actualmente becario postdoctoral en la Universidad Estatal de Oregón. “Queremos saber por qué están ocurriendo las disminuciones. ¿Es el cambio climático? ¿Las presiones inducidas por el hombre? ¿A qué señales ambientales responden y cómo podría cambiar eso en el futuro?”

Para este estudio, los autores examinaron el conjunto de datos más largo disponible: encuestas aéreas sistemáticas para peces pequeños realizadas por NOAA Fisheries entre 1962 y 1997, y fuentes adicionales entre 1973 y 2018 que incluyen datos de pesca, marcado y esfuerzos de investigación y observaciones públicas.

Los estudios aéreos avistaron un máximo de 4.000 tiburones peregrinos en 1965. Después de la década de 1990, no se informaron avistamientos. Fuentes adicionales informaron menos de 100 avistamientos por año después de 1990. El tamaño de las escuelas también se redujo a la mitad entre las décadas de 1960 y 1980, de 57 a 24 individuos por grupo. En las décadas siguientes, no se informaron escuelas de más de 10.

“Si bien los estudios aéreos se centraron en los peces pequeños, el estudio también recopiló datos sobre los tiburones peregrinos, que resultaron ser invaluables”, dijo la coautora Heidi Dewar, quien supervisa el proyecto para el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste. “Actualmente, la pesca de tiburones peregrinos está prohibida en los EE. UU., México y Canadá. La esperanza es que con estas protecciones, la población se recupere. También se necesita trabajo adicional para comprender las fuentes de mortalidad en aguas internacionales”.

Turnos estacionales

El estudio también encontró un cambio significativo en el momento en que ocurrieron los avistamientos, desde el otoño y la primavera en los primeros años de las encuestas hasta los meses de verano después de la década de 2000.

Todavía no está claro qué impulsa estas tendencias, aunque los investigadores encontraron un vínculo significativo entre la presencia de tiburones y los factores ambientales, como la temperatura de la superficie del mar, la presencia de presas, El Niño y otras oscilaciones climáticas.

El estudio señala que la falta de seguimiento también puede desempeñar un papel en la reducción de avistamientos y que se necesita más investigación para caracterizar su rango completo.

Sugerencias para la conservación

El estudio concluye con sugerencias para la conservación de la especie, señalando que las áreas costeras desde la Bahía de Monterey hasta Baja California siguen siendo un hábitat importante para los tiburones peregrinos. Las sugerencias incluyen:

Coordinar la documentación de las muertes y avistamientos de tiburones peregrinos en toda la cuenca del Pacífico para crear estimaciones de población más sólidas. Mayor seguimiento de los mercados de aletas de tiburón. Desarrollar marcadores genéticos específicos de la región para ayudar a garantizar que se sigan las normas para el comercio internacional de especies en peligro de extinción.

McInturf dijo que una mayor conciencia pública sobre los tiburones también podría ayudar. Por ejemplo, son susceptibles a las colisiones con barcos cuando se alimentan en la superficie, por lo que la educación de los navegantes es una parte importante de su conservación.

Cómo identificar un tiburón peregrino

Los tiburones peregrinos, con sus enormes bocas y cuerpos, alguna vez se pensó que eran monstruos marinos y se los confundía con grandes tiburones blancos debido a su estructura corporal similar.

“Recibimos preguntas como, ‘¿Pueden tragarse a una persona?'”, dijo McInturf. “No, sus gargantas son demasiado pequeñas”.

El tiburón peregrino tiene presas mucho más pequeñas en mente. Al igual que las ballenas, se alimenta por filtración de diminutos fitoplancton para llenar su considerable barriga.

Para identificar un tiburón peregrino, una gran aleta dorsal es un indicador clave, y también puede verse una segunda aleta dorsal más pequeña. A medida que se alimentan, su cola o nariz pueden salir a la superficie. Y a diferencia del patrón de natación más directo de la mayoría de los tiburones, los tiburones peregrinos tienden a zigzaguear o serpentear por el agua.

Después de tres temporadas de trabajo de campo en Irlanda para estudiar a los tiburones peregrinos, McInturf los ha visto solo una vez, saliendo del agua.

“Eso te dice cómo es trabajar con tiburones peregrinos”, dijo McInturf. “Me encantaría volver a verlos en el agua. Pasé mucho tiempo buscándolos y ha sido increíblemente difícil encontrarlos”.

Los coautores adicionales del estudio incluyen a Barbara Muhling y Joseph Bizzarro de UC Santa Cruz y el Southwest Fisheries Science Center de NOAA, David Ebert del Pacific Shark Research Center (Moss Landing Marine Labs) y Nann Fangue y Damien Caillaud de UC Davis.

La investigación fue apoyada por California Sea Grant, la Estación Experimental Agrícola de UC Davis y el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de la NOAA.

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados

Nuevo material puede ‘capturar contaminantes tóxicos del aire’

Nuevo material puede ‘capturar contaminantes tóxicos del aire’

Investigadores de la Universidad de Limerick, Irlanda, han desarrollado un nuevo material que tiene la capacidad de capturar sustancias químicas tóxicas del aire. El material es capaz de capturar pequeñas cantidades de benceno, un contaminante tóxico, del aire y, de...

Plataforma automatizada para la producción de plásmidos

Plataforma automatizada para la producción de plásmidos

Los plásmidos tienen un amplio uso en biología básica y aplicada. Los científicos utilizan estas pequeñas moléculas circulares de ADN para introducir nuevos genes en un organismo objetivo. Conocidos por sus aplicaciones en la producción de proteínas terapéuticas como...