Invasión de Ucrania: lo que Occidente debe hacer ahora

Comparta con familiares y amigos:

Stefan Wolff, Profesor de Seguridad Internacional, universidad de birmingham.

Con la invasión a gran escala de Ucrania, Vladimir Putin se ha pasado de la raya. Occidente se quedó sentado e hizo poco cuando Rusia invadió Georgia en 2008 y anexó Crimea en 2014. Pero la invasión a gran escala de Ucrania que está actualmente en marcha es imposible de ignorar. Las acciones de Putin y sus justificaciones arrojan serias dudas sobre la posibilidad de cualquier tipo de diplomacia creíble con Rusia en esta etapa del conflicto.

Las intenciones del presidente ruso han sido clarísimas desde su incoherente discurso del 21 de febrero en el que habló del “imperio” de Rusia, tras el cual reconoció a las repúblicas separatistas de Donetsk y Luhansk como estados independientes. Ahora está dirigiendo una “operación militar especial” en Ucrania, supuestamente justificada por las amenazas a Rusia desde Ucrania. La diplomacia no ha logrado disuadir a Putin ni sacar a Rusia del borde del abismo. Es poco probable que sea útil o bienvenido en la situación actual.

Lo que se necesita ahora es una política de contención y tranquilidad de los miembros de la OTAN y la UE. Rusia necesita sentir una disuasión real contra cualquier nueva escalada militar que le haga ver a Putin el costo de mantener este aventurerismo. Esto último implicaría aumentar aún más las sanciones contra Rusia, incluso contra Putin y su círculo íntimo y sus familias más amplias, y todo lo que apoye militarmente a Ucrania, pero, al menos por ahora, sin el despliegue real de tropas por parte de los países occidentales.

También será importante cooperar, tanto como sea posible, con China como parte de este proceso. Las relaciones entre China y Occidente pueden no ser las más cálidas, pero ambas partes comparten un interés en la estabilidad en la región donde China ha realizado importantes inversiones a través de su iniciativa Belt and Road durante la última década. China ha equilibrado repetidamente su apoyo a las demandas rusas de un nuevo orden de seguridad europeo con énfasis en la importancia de respetar la soberanía y la integridad territorial de los estados.

Por lo tanto, no es de ninguna manera inevitable que China ofrezca un “salvavidas” potencial a Rusia en términos de apoyo económico y financiero una vez que las sanciones occidentales comiencen a hacer efecto, así como ofreciendo a Putin respaldo político y diplomático en la ONU y en otros países regionales. y foros internacionales. Si bien es poco probable que China se ponga abiertamente del lado de Occidente contra Rusia, podría desempeñar un papel vital al empujar a Rusia hacia un regreso a la diplomacia por interés propio, dadas sus importantes inversiones en Ucrania.

Bajo Putin, Rusia también ha tratado de reafirmar su estatus de gran potencia en otros lugares, desde Asia Central hasta el sur del Cáucaso, desde Siria hasta Libia y Malí. Esto le da a Occidente una influencia potencialmente adicional para presionar a Rusia, drenar sus recursos y hacer que la invasión militar de Ucrania por parte de Putin sea insostenible.

Seguridad primero

La pregunta es, ¿qué debería suceder cuando lleguemos a una etapa en la que la diplomacia pueda volver a ser una herramienta útil para restaurar la paz y la seguridad internacionales? En primer lugar, la cuestión será qué formato podrían adoptar las conversaciones con Rusia. Dada la complejidad de la crisis, esto debería ocurrir localmente, entre Rusia y Ucrania, y más ampliamente, entre Rusia y Occidente.

Esto se debe a que los problemas humanitarios deben abordarse junto con la restauración de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y el establecimiento, o revitalización, de mecanismos para evitar que futuras crisis se conviertan en guerra. Dicho proceso debe reconocer que los problemas y los riesgos son mucho más amplios que Ucrania.

Estas discusiones no serán posibles en el corto plazo. Pero a mediano y largo plazo, no existe una alternativa viable a la renovación del compromiso diplomático. Esto no es para predecir el éxito de la diplomacia futura, que será difícil de lograr dadas las visiones muy diferentes de los posibles finales que tienen los diferentes jugadores en este momento. En cambio, es reconocer que la diplomacia es un mecanismo necesario para restaurar el orden de la inestabilidad actual.

Restaurar y mantener el orden internacional

Para Ucrania, la preocupación inmediata es el fin de la invasión y la estabilización y desescalada de la situación en sus fronteras internacionalmente reconocidas. Más allá de eso, es crucial mantener el apoyo de una postura internacional unida de no reconocimiento de la apropiación de tierras por parte de Rusia en Crimea y Donbas.

Recuperarse de lo que muy probablemente se convertirá en una confrontación militar prolongada y dañina en suelo ucraniano ejercerá una presión adicional sobre las instituciones y el tejido social de Ucrania y requerirá un amplio apoyo financiero y técnico internacional. A largo plazo, la restauración de su plena soberanía e integridad territorial debe permanecer en el centro.

Para Occidente, contener la agresión de Rusia y mantener las alianzas occidentales (UE y OTAN) unidas e intactas son los objetivos clave obvios a corto plazo. Con un enfoque a más largo plazo, se debe lograr la restauración de un orden de seguridad europeo (e internacional) viable; esto implicará administrar la relación de seguridad más amplia de Occidente con Rusia.

Por el contrario, Putin, y aquí es donde surge el desafío para la diplomacia, querrá ver una aceptación del nuevo statu quo que espera que surja. Esto le permitiría la consolidación de su propia esfera de influencia euroasiática que mantiene a raya tanto a Occidente como a China y establece a Rusia como un tercer polo en un nuevo orden mundial tripolar.

¿Conseguirá la diplomacia el milagro de llegar a un compromiso aceptable y sostenible? Cualquier respuesta a esta pregunta solo puede ser especulativa en este punto. Pero lo que sí sabemos, hasta cierto punto, es que mucho dependerá de los líderes individuales. Los “tres grandes” (Joe Biden de Estados Unidos, Xi Jinping de China y el propio Putin) serán la clave de lo que viene a continuación en términos diplomáticos. Pero los líderes de segundo nivel, como los que están al frente de la UE, Alemania, Francia y el Reino Unido, también serán fundamentales para este diálogo.

También dependerá de los costos infligidos a Rusia en respuesta a sus transgresiones y si estos a su vez crean presiones internas en casa para Putin.

Y diplomáticamente, dependerá de la efectividad de los formatos en los que se llevará a cabo la diplomacia: tanto específicos para la crisis actual como, de manera más general, en relación con el futuro orden internacional.

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados