Kisspeptin: ¿Un nuevo fármaco para tratar la enfermedad hepática?

Comparta con familiares y amigos:

Una hormona que desencadena la pubertad y controla la fertilidad en humanos podría desarrollarse como tratamiento para la enfermedad del hígado graso no alcohólico, según una nueva investigación de Rutgers.

El estudio, que aparece en el Journal of Clinical Investigation, proporciona evidencia poderosa de que una versión modificada de la hormona kisspeptina natural puede usarse para tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés). A nivel mundial, NAFLD es la forma más común de enfermedad hepática crónica que afecta a niños y adultos y está relacionada con el aumento de la obesidad y la diabetes tipo 2.

NAFLD se conoce como una enfermedad “silenciosa” porque comienza con pocos o ningún síntoma. Comienza con la acumulación de grasa en el hígado, lo que resulta en una condición conocida como ‘hígado graso’. A medida que la enfermedad empeora, el hígado se inflama y se produce esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). Esto es seguido por fibrosis y cirrosis, donde el hígado se cicatriza y se daña irreversiblemente. Un subconjunto de pacientes con NASH con cirrosis también desarrollará cáncer de hígado. Actualmente, no hay tratamientos aprobados para tratar NASH.

El investigador principal del estudio, Moshmi Bhattacharya, profesor asociado en el Departamento de Medicina de la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson, ha pasado más de 15 años estudiando la kisspeptina en la salud y la enfermedad. La kisspeptina, codificada por el gen KISS1, fue descubierta en Hershey, Pensilvania y recibió su nombre de los icónicos “besos” de chocolate de Hershey. Además de desempeñar un papel clave en el desarrollo puberal y mantener la función reproductiva, la kisspeptina también se ha relacionado con el apetito y la atracción sexual.

Bhattacharya junto con el coautor Andy Babwah, profesor asociado de pediatría en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson, iniciaron este estudio para descifrar las funciones de la kisspeptina en el hígado, en condiciones sanas y obesas. La primera autora del estudio, Stephania Guzman, es Ph.D. candidato en el Programa de Posgrado en Biociencias Moleculares de Rutgers. Este estudio colaborativo también incluyó a investigadores dirigidos por Waljit Dhillo en el Imperial College London, Reino Unido.

Los investigadores alimentaron a los ratones con una dieta “occidental” alta en grasas y azúcar para inducir la obesidad y la NAFLD. El estudio mostró que la kisspeptina administrada a estos ratones los protegió del desarrollo de hígado graso, EHNA y fibrosis. La kisspeptina funciona uniéndose a su receptor, una proteína llamada KISS1R. El estudio también mostró que cuando KISS1R se elimina de las células del hígado, la kisspeptina no puede funcionar y los ratones con dieta occidental desarrollan hígado graso. Estos experimentos descubren una poderosa relación entre la kisspeptina y la reducción de la grasa y la fibrosis del hígado.

El estudio encontró:

Kisspeptin ayuda a reducir la grasa depositada en el hígado y revierte la enfermedad más avanzada. Ahora se comprende el mecanismo por el cual la kisspeptina funciona en el hígado. Los niveles de kisspeptina en sangre cambian en pacientes humanos con NAFLD y en un modelo de ratón con NAFLD.

“Este trabajo muestra que la vía de señalización del receptor kisspeptina tiene un papel terapéutico potencial en NAFLD”, dijo el coautor Vinod K Rustgi, director de hepatología y profesor distinguido de medicina en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson. “Hace esto protegiendo contra el desarrollo de grasa en el hígado y reduciendo la inflamación y la fibrosis. Como tal, tiene el potencial de impactar favorablemente la salud y la vida de millones de pacientes en todo el mundo”.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por Universidad Rutgers. Nota: el contenido se puede editar por estilo y longitud.

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados

Ver cómo se procesa el olor en el cerebro

Ver cómo se procesa el olor en el cerebro

Un dispositivo de emisión de olores especialmente creado, junto con el análisis basado en el aprendizaje automático del electroencefalograma registrado en el cuero cabelludo, ha permitido a los investigadores de la Universidad de Tokio ver cuándo y dónde se procesan...