La incredulidad en la evolución humana vinculada a un mayor prejuicio y racismo

Comparta con familiares y amigos:

La incredulidad en la evolución humana se asoció con niveles más altos de prejuicio, actitudes racistas y apoyo al comportamiento discriminatorio contra los negros, los inmigrantes y la comunidad LGBTQ en los EE. UU., según una investigación de la Universidad de Massachusetts Amherst publicada en el Journal of Personality and Social Psychology.

De manera similar, en todo el mundo, en 19 países de Europa del Este, 25 países musulmanes y en Israel, la baja creencia en la evolución se vinculó con mayores sesgos dentro del grupo de una persona, actitudes perjudiciales hacia las personas en diferentes grupos y menos apoyo para la resolución de conflictos.

Los hallazgos respaldaron la hipótesis del autor principal Stylianos Syropoulos, Ph.D. candidato en el Laboratorio de Guerra y Paz del autor principal Bernhard Leidner, profesor asociado de psicología social. Colaboraron con el coautor Uri Lifshin en la Universidad Reichman en Israel y los coautores Jeff Greenberg y Dylan Horner en la Universidad de Arizona en Tucson. Los investigadores teorizaron que la creencia en la evolución tendería a aumentar la identificación de las personas con toda la humanidad, debido a la ascendencia común, y conduciría a actitudes menos perjudiciales.

“Las personas que se perciben a sí mismas como más similares a los animales también tienden a tener actitudes más prosociales o positivas hacia los miembros del grupo externo o las personas de entornos estigmatizados y marginados”, explica Syropoulos. “En esta investigación nos interesaba examinar si la creencia en la evolución también actuaría de manera similar, porque reforzaría esa creencia de que somos más parecidos a los animales”.

En ocho estudios que involucraron diferentes áreas del mundo, los investigadores analizaron datos de la Encuesta social general estadounidense (GSS), el Centro de investigación Pew y tres muestras en línea de colaboración colectiva. Al probar su hipótesis sobre las asociaciones de diferentes niveles de creencia en la evolución, dieron cuenta de la educación, la ideología política, la religiosidad, la identidad cultural y el conocimiento científico.

“Encontramos los mismos resultados cada vez, que es básicamente que creer en la evolución se relaciona con menos prejuicios, independientemente del grupo en el que se encuentre, y controlar todas estas explicaciones alternativas”, dice Syropoulos.

Por ejemplo, las creencias religiosas, como la ideología política, se midieron por separado de la creencia o incredulidad en la evolución, señalan los investigadores. “Independientemente de si uno considera que la religión es una parte importante de su vida, la creencia en la evolución se relaciona con menos prejuicios independientemente de la creencia, o la falta de ella, en Dios o en cualquier religión en particular”, dice Syropoulos.

Leidner agrega: “Todo este efecto y patrón parece estar presente en todos los principales sistemas políticos. Es en gran medida un fenómeno humano, sin importar en qué parte del mundo se encuentre”.

Los investigadores señalan que la teoría de la evolución de Darwin del siglo XIX ha sido citada para perpetrar el racismo, los prejuicios y la homofobia, en parte a través de la frase “supervivencia del más apto”, utilizada para describir el proceso de selección natural.

“Ha habido relatos teóricos que predicen lo contrario de lo que encontramos, por lo que fue emocionante para nosotros demostrar que en realidad no es así, que es todo lo contrario y que creer en la evolución parece tener efectos bastante positivos”, dijo Leidner. dice.

El estudio realizado en EE. UU. involucró datos de 1993, 1994, 2000, 2006, 2008, 2010, 2012, 2014, 2016 y 2018, los años en que el GSS encuestó a los estadounidenses sobre sus creencias en la evolución, así como medidas de actitudes hacia los inmigrantes, Negros, acción afirmativa, personas LGBTQ y otros asuntos sociales.

El análisis de datos mostró infaliblemente “que la incredulidad en la evolución humana es el factor impulsor y el predictor más consistente del prejuicio en comparación con otras construcciones relevantes”, afirma el documento.

En el estudio basado en Israel, las personas con una mayor creencia en la evolución eran más propensas a apoyar la paz entre palestinos, árabes y judíos. En el estudio que involucró a países del mundo islámico, la creencia en la evolución se asoció con menos prejuicios hacia cristianos y judíos. Y en el estudio basado en Europa del Este, donde los cristianos ortodoxos son mayoría, la creencia en la evolución se vinculó con menos prejuicios hacia los gitanos, judíos y musulmanes.

Syropoulos postula que creer en la evolución puede expandir el “círculo moral” de las personas, lo que lleva a la sensación de que “tenemos más en común que cosas que son diferentes”.

Los hallazgos también sugieren que “enseñar la evolución parece tener efectos secundarios que podrían contribuir a una sociedad mejor o más armoniosa”, agrega Leidner.

El siguiente paso, dicen los investigadores, es investigar cómo se enseña la evolución en el aula y trabajar para desarrollar modelos para estudiar y fortalecer los efectos positivos.

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados