La industria cosmética italiana espera recuperarse de la crisis este año

Comparta con familiares y amigos:

“La recuperación fue sólida en 2021, tanto en el mercado nacional como en el extranjero”, destacó Renato Ancorotti, presidente de Cosmetica Italia.

Según estimaciones de la asociación, la industria italiana cerró el año 2021 con unas ventas totales de 11.700 millones de euros, un +10,2 % más que en 2020 cuando el valor de las ventas había descendido a 10 600 millones EUR. Una recuperación significativa pero parcial, ya que la industria italiana solo recuperó EUR 1.100 millones de los EUR 1.500 millones perdidos en 2020.



Facturación estimada de la industria cosmética italiana en 2021 (Fuente: Cosmetica Italia)



En 2021, la recuperación fue impulsada primero por la demanda externa (+13,0% para las exportaciones, que alcanzaron los 4.700 millones de euros)mientras que el mercado interno (+6,5%) se mantuvo perturbado por las restricciones vinculadas a la pandemia.

Cosmetica Italia espera volver, e incluso superar, el nivel anterior a la crisis (12.100 millones de euros en 2019) a finales de este año. La gremial prevé cerrar 2022 con un volumen de negocio de 12.500 millones de euros (lo que supondría un aumento del +6,5% respecto a 2021). La fabricación por contrato, uno de los puntos fuertes de la industria italiana, incluso debería ver crecer significativamente su actividad con una previsión de crecimiento del +15% en 2022 (en comparación con un aumento estimado del +8% entre 2020 y 2021).

Sin embargo, una encuesta realizada entre las empresas miembros de la asociación muestra varias preocupaciones entre los fabricantes, en particular, debido a las interrupciones en la cadena de suministro (más del 80% de las empresas encuestadas cree que las dificultades persistirán en 2022) y el aumento de los costos de producción.

“A pesar del importante crecimiento a finales de 2021 y principios de 2022, varios indicadores preocupan a los actores del sector”, subraya Cosmetica Italia.

No obstante, la asociación considera que la industria cosmética italiana ha demostrado su resiliencia y que las inversiones en innovación seguirán dando sus frutos, en particular mediante el fortalecimiento de la competitividad de los productos Made in Italy en los mercados mundiales.

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados