Por qué las mujeres no tienen nuez

5/5 - (1 voto)

Comparta con familiares y amigos:

5/5 - (1 voto)

Las mujeres y los hombres forman individuos dioicos de una misma especie, las implicaciones de una especie son complejas, pero fundamentalmente se basan en la posibilidad de generar descendencia que sea fértil, como producto de la interacción de organismos que pertenecen a una misma población en el contexto biológico. El ser dioicos significa que los sexos están en individuos separados, lo que conlleva a que existan evidentes e innegables diferencias que los enriquecen, y que además permiten la reproducción, estas disparidades son bastante claras desde el nacimiento, pero se acentúan durante la adolescencia como parte de la pubertad y como respuesta del cuerpo al aumento de hormonas en el organismo, ya sea estrógenos o testosterona. Te diremos Por qué las mujeres no tienen nuez.

Una de esas diferencias se relaciona con la famosa manzana de Adán o también llamada nuez de Adán, señalar que las mujeres no tienen nuez no es una afirmación del todo correcta, ambos sexos poseen este cartílago tiroides que cumple un importante rol en el organismo, sólo que en el caso de los varones este crece considerablemente durante la adolescencia, haciéndose más visible y palpable. Así mismo, dicho cartílago desarrolla funciones fisiológicas y anatómicas, por lo que pensar que sólo lo poseen los hombres, es para algunos autores, resultado de la identificación de este como signo de masculinidad.

La manzana de Adán no es más que una protuberancia asociada a la estructura de uno de los cartílagos que conforma la laringe, el cual cumple ciertas actividades como protector de la misma, y no debe ser motivo de mayores connotaciones y menos relacionadas con la identidad de género, ya que este es un concepto que en la actualidad va más allá del aspecto físico. Te diremos Por qué las mujeres no tienen nuez.

Diversidad entre individuos de una especie

Por qué las mujeres no tienen nuez

Homo Sapiens es el nombre científico que le corresponde en el sistema de clasificación del Reino Animalia a los seres humanos. Este nombre tiene dos componentes conocidos como epítetos, el primero de ellos denominado genérico, es Homo que quiere decir “hombre” y el epíteto específico es sapiens que hace referencia a “sabio”. Los seres humanos son una especie que jerárquicamente pertenece al Orden de los Primates y la Familia de los Homínidos, especie que en la actualidad predomina en el planeta. Una de sus mayores diferencias evolutivas es que el Homo sapiens ha desarrollado increíbles capacidades mentales, que posibilitaron el razonamiento, el aprender, inventar y comunicarse, como uno de los puntos clave para lograr su supremacía en la Tierra.

Para entender Por qué las mujeres no tienen nuez, analizaremos a los homos sapiens. Se cree que el origen de estos seres tuvo lugar en el continente africano, desde donde comenzaron a migrar al continente europeo y asiático como respuesta a cambios en las condiciones atmosféricas de entre hace 70000 y 55000 años, para paulatinamente extenderse por casi todo el planeta, logrando un dominio innegable con cifras actuales realmente sorprendentes, se estima que la población mundial supera los 7700 millones de personas, de los cuales aproximadamente un 49,6% son mujeres y un 50,4% son hombres.

Esta como otras especies posee individuos masculinos y femeninos conocidos como hombre y mujer, los cuales tienen evidentes similitudes fenotípicas y físicas pero también claras diferencias, que en parte permiten el apareamiento y la reproducción. Sin embargo, algo que poco a poco se ha ido comprendiendo como sociedad, es que ambos sexos son valiosos y poseen dignidad, ambos merecen los mismos derechos, y aunque cada género presenta sus fortalezas y debilidades, decir que uno es mejor que otro no es más que un comentario injusto y cruel. Es interesante saber Por qué las mujeres no tienen nuez.

Es así, como fisiológicamente y anatómicamente se encuentran una serie de diferencias entre hombres y mujeres, por ejemplo, aquella que conlleva a la interrogante sobre el ¿por qué las mujeres no tienen nuez?, planteamiento que presenta ciertas imprecisiones, ya que de hecho si la tienen, sólo que la mujer segrega mayor cantidad de estrógenos, los cuales en parte contribuyen al desarrollo de las mamas y ensanchamiento de las caderas, a diferencia de la testosterona en hombres, hormona que aumenta el vello corporal, ensancha los hombros y favorece además el crecimiento de la nuez o la manzana de Adán. Lee más al respecto aquí

¿Qué es la nuez o manzana de Adán_

¿Qué es la nuez o manzana de Adán?

La laringe es una estructura que tiene forma de caja y desempeña un importante papel en la respiración y deglución, aunque para algunos autores, destaca también su rol funcional en la fonación, el cual es considerado muy relevante en el desarrollo de la humanidad. En general se plantea, que se encuentra constituida por 6 cartílagos principales frecuentemente agrupados en pares bilaterales y únicos. Uno de ellos, es el cartílago tiroides, el cual debe su nombre a su situación y forma, ubicado como un escudo protector delantero y lateral de los órganos fundamentales de la fonación.

El cartílago tiroides, esta constituido por dos láminas cuadrangulares, denominadas placas o láminas laterales, las cuales están fusionadas por delante en la línea media conformando un ángulo diedro, que lleva el nombre de ángulo tiroideo cuando se mide por fuera, este ángulo varía con la edad y sexo, es más abierto en el niño que en el adulto y más abierto en la mujer de que en el hombre. Esta porción es incluso empleada en ciertos procedimientos para asistir la respiración, cuando el individuo no puede llevar a cabo este proceso y otros métodos no han sido efectivos, esta técnica se conoce como punción de emergencia del conducto de aire o cricotirotomíción. ¿Por qué las mujeres no tienen nuez?

La manzana de Adán o nuez de Adán, es una prominencia laríngea que se encuentra en los seres humanos, y se identifica como un abultamiento localizado en la parte frontal del cuello, lo cual representa una manifestación por la unión de las dos láminas que conforman el cartílago tiroideo.

¿Por qué las mujeres no tienen nuez? Es una pregunta un tanto confusa, porque en realidad si la tienen, sólo que es de menor tamaño y la arista tiende a ser subangular o roma, la pregunta probablemente se sustenta en parte porque se ha extendido la construcción social, de que es una protuberancia propia de los hombres, incluso para muchos es signo de masculinidad, cuando en realidad esta cumple funciones anatómicas y fisiológicas, al ser el más grande de los cartílagos de la laringe.

Ambos sexos la poseen, aunque en el particular caso del género masculino esta se desarrolla durante la pubertad, y comienza a ser más visible entre los 11 y 15 años, con destacadas repercusiones en el tono de voz. Cabe destacar que las dos láminas que integran el cartílago, tienen forma cuadrangular con un evidente punto de unión, es decir una arista, que matemáticamente conforma en los hombres un ángulo agudo, en otras palabras, menor a los 90 grados, en cambio para las mujeres el ángulo es más abierto, la arista es subangular o roma con valores angulares entre los 110 y 120 grados. Esto explica porque esta es más visible, palpable y evidente en el caso de los individuos de sexo masculino.

En el caso de los hombres la manzana de Adán o nuez, crece exclusivamente durante la pubertad y se mantiene el resto de sus vidas, esta posee ciertas implicaciones, por ejemplo, a mayores dimensiones del cartílago mayor será la elongación y engrosamiento de las cuerdas vocales, lo cual también es respuesta al aumento de la producción de testosterona propia de la adolescencia. Así mismo se entiende porque los hombres desarrollan una voz más gruesa que las mujeres, ya que entre los efectos de la hormona femenina, conocida como estrógeno, no se presenta el aumento de la protuberancia laríngea.

 Quieres saber más sobre el cuerpo humano? Mira por qué nos salen canas.

Origen y función de la nuez

Origen y función de la nuez

El origen de la nuez o manzana de Adán, en principio estuvo asociado a las creencias religiosas de las personas, muchas veces influenciadas por pensar que las mujeres no tienen nuez, para los fieles creyentes de la religiones abrahámicas, mayoritariamente la cristiana y católica, el origen de la manzana de Adán se fundamenta en un relato bíblico conocido como Adán y Eva, el cual describe al primer hombre y la primera mujer, creados por Dios en el sexto de la creación del mundo. Según el escrito, Dios les había permitido comer de todos los frutos del paraíso a excepción del fruto de un árbol llamado “árbol de la ciencia del bien y mal”, pero se presentaron una serie de eventos con una serpiente y ambos terminaron ingiriendo lo prohibido. Ya sabes Por qué las mujeres no tienen nuez.

Seguidamente a Adán se le atoro un pedazo de la fruta prohibida en la garganta y este quedo perpetuamente ahí, denominándose manzana de Adán, la cual además se transmitió a todos los hombres como castigo y marca indeleble del pecado cometido. Cabe destacar, que esta falta de obediencia les ocasionó a ambos el destierro del paraíso. Sigamos descubriendo Por qué las mujeres no tienen nuez.

No obstante, no existe evidencia científica, anatómica o biológica que compruebe la certeza de este relato, ya que en ambos géneros se presenta la nuez y esta desarrolla funciones fisiológicas, este cartílago tiroides cumple importantes labores contribuyendo a la protección de las paredes y frente de la laringe, además de resguardar las cuerdas vocales, localizadas detrás de la misma. Así mismo, en el caso de los varones juega un importante papel en el engrosamiento de la voz durante la pubertad, conformando una caja de mayor resonancia en el aparato fonético, y dando como producto una voz más gruesa.

Para muchos la nuez es un signo de masculinidad representativo de los hombres, cuando en realidad es sólo el resultado de la actividad hormonal y de una de las tantas diferencias de género, y es aquí donde entra un punto importante ya que hay que individuos que no se sienten conformes con el sexo que les asigno la biología, y en el caso de los individuos masculinos que desean ser femeninas, se practican una cirugía de reasignación de sexo y además una condrolaringoplastia, también conocida como rasurado traqueal, procedimiento quirúrgico que consiste en un corte en la garganta para disminuir las dimensiones de la misma, y así crear una aspecto femenino. Es importante acotar que esta cirugía puede acarrear problemas en las vías respiratorias, inconvenientes para tragar, y daños en el habla y cuerdas vocales.

Conclusión

La manzana de Adán o nuez es una prominencia localizada en la región delantera del cuello y generada por el mayor de los cartílagos de la laringe, representa un abultamiento conformado por dos láminas de cartílago, que en el caso de los hombres forman un ángulo más agudo y en el caso de las mujeres no es tan pronunciado y tiende a ser romo. Esto significa que la concepción de que las mujeres no tienen nuez no es cierta, ya que ambos sexos poseen dicha prominencia laríngea, sólo que en el caso de los masculinos, esta crece durante la pubertad, sobre todo entre los 11 y 15 años, como parte de la estimulación por la mayor producción de testosterona. Que bueno saber Por qué las mujeres no tienen nuez.

Cabe destacar que este cartílago cumple funciones fisiológicas que afectan el sistema respiratorio, es decir, que conforman una pieza más de la anatomía humana y no se ha demostrado que tenga un origen religioso o sea un castigo divino. Así mismo, que los hombres la desarrollen más es sólo una de las diferencias que enriquecen a la especie, y no necesariamente debería representar un signo vital de la identidad de género, ya que este es un concepto que ha venido evolucionando, aunque de igual forma, existen ciertos procedimientos para raspar la laringe y evitar que sea tan notoria, pero esto puede constituir varios riesgos e incluso desencadenar complicaciones. Esperamos que hayas aprendido Por qué las mujeres no tienen nuez.

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados

Los anfibios por donde respiran

Los anfibios por donde respiran

Las enfermedades de transmisión (O enfermedades transmisibles) ocasionan muchas veces una carga de morbilidad o de mortalidad en el continente americano. La cantidad de defunciones debido a una enfermedad de transmisión es alta en comparación con otro tipo de enfermedades. Hoy te enseñaremos sobre las características de las enfermedades transmisibles.
Cuando se trata de la definición de estas enfermedades, su explicación puede ser sencilla y concisa: Enfermedades que podemos transmitir a otras personas. Se pueden transmitir de manera directa o indirecta y no siempre es necesario el contacto físico para contagiar a otra persona con tu misma enfermedad.

Que es el porcentaje de un numero

Que es el porcentaje de un numero

Las enfermedades de transmisión (O enfermedades transmisibles) ocasionan muchas veces una carga de morbilidad o de mortalidad en el continente americano. La cantidad de defunciones debido a una enfermedad de transmisión es alta en comparación con otro tipo de enfermedades. Hoy te enseñaremos sobre las características de las enfermedades transmisibles.
Cuando se trata de la definición de estas enfermedades, su explicación puede ser sencilla y concisa: Enfermedades que podemos transmitir a otras personas. Se pueden transmitir de manera directa o indirecta y no siempre es necesario el contacto físico para contagiar a otra persona con tu misma enfermedad.

Cuando se le da agua a un bebe

Cuando se le da agua a un bebe

Las enfermedades de transmisión (O enfermedades transmisibles) ocasionan muchas veces una carga de morbilidad o de mortalidad en el continente americano. La cantidad de defunciones debido a una enfermedad de transmisión es alta en comparación con otro tipo de enfermedades. Hoy te enseñaremos sobre las características de las enfermedades transmisibles.
Cuando se trata de la definición de estas enfermedades, su explicación puede ser sencilla y concisa: Enfermedades que podemos transmitir a otras personas. Se pueden transmitir de manera directa o indirecta y no siempre es necesario el contacto físico para contagiar a otra persona con tu misma enfermedad.