El mito del cierre: por qué los expertos dicen que no existe

Comparta con familiares y amigos:

Después de una pérdida trágica o una ruptura traumática, a todos nos gustaría creer que hay una manera de apagar el interruptor del dolor y volver a la vida normal. Entonces, cuando amigos y familiares bien intencionados dicen “solo para encontrar un cierre”, creemos que esa es la respuesta. Una vez que logremos este mítico estado de cierre, esperamos que el dolor desaparezca y los malos recuerdos se borren.

El problema, dicen los psicólogos, es que el cierre, al menos como lo entendemos en la cultura popular, en realidad no existe. De hecho, al buscar un cierre permanente al dolor emocional, dicen, nos estamos cerrando a formas más sanas de procesar experiencias difíciles.

El concepto de cierre proviene de la psicología de la Gestalt. La Gestalt comenzó como una forma de comprender cómo la mente percibe y procesa las imágenes, y uno de los principios de la percepción de la Gestalt es que la mente busca el cierre. Incluso si la imagen de un círculo está incompleta, la mente todavía la percibe como un círculo.

Con el tiempo, este principio pasó al procesamiento de las experiencias de vida. Si sufriste un trauma no resuelto en el pasado, enseñaba la Gestalt, entonces no podías seguir adelante por completo hasta que el problema se “cerrara” de alguna manera. Esto condujo a técnicas terapéuticas como “la silla vacía”, en la que los participantes imaginaban la fuente de su “asunto pendiente” (un padre abusivo o un amante fallecido) sentado en la silla y hablándoles. Si bien la terapia de silla vacía a menudo proporcionó una liberación emocional a corto plazo, no liberó a los sujetos del dolor a largo plazo.

A pesar de la cuestionable eficacia de la terapia Gestalt, la creencia de que el cierre es una panacea para el dolor emocional quedó profundamente arraigada en la psicología popular estadounidense. Es uno de los favoritos de los medios de comunicación donde las familias de las víctimas de asesinato o las personas afectadas por los ataques terroristas siempre buscan un “cierre”. Y es un cliché de los programas de entrevistas diurnos, cuando una amante abandonada sube al escenario para confrontar a su pésimo ex para que finalmente pueda cerrar la relación.

La verdad, dice la psicoterapeuta Ashley Davis Bush, es que el tipo de cierre pregonado por la psicología popular no es realmente alcanzable. Tampoco debería serlo.

Queremos finales felices

“A los estadounidenses les gustan los finales felices”, dice Davis Bush, autor de “Hope and Healing for Transcending Loss”. “Somos una sociedad que se siente bien. Nos gustan las cosas limpias. Queremos creer que el dolor tiene un final. En realidad, no es que el dolor termine, sino que cambia con el tiempo”.

Cuando Bush ve a clientes que están afligidos por la pérdida de un cónyuge o un familiar cercano, no habla de lograr un cierre, que para ella es el equivalente a tratar de cerrar la puerta a emociones honestas, aunque a veces dolorosas. En cambio, usa términos como “curación” y “crecimiento”, y ayuda a los cónyuges sobrevivientes a aprender cómo “vivir con la pérdida”, cómo llevar consigo el precioso recuerdo del ser querido de manera positiva.

“También lo llamo ‘vivir con el amor’, dice Bush, “realmente permitir que los recuerdos de esa persona te fortalezcan. Reconocer que eres una persona diferente porque la amabas, que todavía está contigo en ciertas formas esenciales y no tener miedo de honrar esa relación”.

Honrar una relación con un cónyuge fallecido no significa que la viuda o el viudo estén estancados en el pasado o que no puedan entablar nuevas relaciones. De hecho, a menudo es lo contrario. Al no intentar mitigar o cerrar sus sentimientos honestos, permanecen emocionalmente vivos. Bush tiene clientes que, después de pasar por un período de intenso duelo, se han vuelto a enamorar e incluso se han vuelto a casar sin sacrificar profundos sentimientos de lealtad hacia su primer esposo o esposa.

malas rupturas

Pero, ¿qué pasa con los divorcios y las malas rupturas? ¿Sigue siendo una mala idea buscar el cierre si está teniendo dificultades para pasar de un final doloroso a una relación a largo plazo?

“Esa es una situación diferente”, dice Bush. “Creo que el cierre es más relevante cuando termina una relación. Realmente hay elementos de cierre, ya sea firmar los papeles del divorcio o mudarse del apartamento que compartían. Hay un tipo de cierre más específico que creemos es alcanzable”.

Sin embargo, al mismo tiempo, siempre nos afectan nuestras relaciones pasadas y llevaremos esas experiencias con nosotros. Bush dice que todavía tenemos que aprender a “honrar” la relación y obtener sabiduría de ella, incluso si no terminó como imaginamos que terminaría. La pregunta, dice, es si el equipaje emocional que nos llevamos de la relación será pesado o ligero.

Una forma de aligerar nuestro equipaje emocional, según ha demostrado la investigación, es escribir sobre la ruptura. Específicamente, los investigadores pidieron a 100 personas que recientemente habían experimentado una ruptura que escribieran un diario durante 30 minutos al día durante tres días consecutivos. A una parte de los participantes se les dijo que escribieran exclusivamente sobre los aspectos positivos de la ruptura y cómo habían crecido gracias a ella. Después del ejercicio de escritura, este grupo no reportó ningún aumento en las emociones negativas y sí un aumento en los resultados positivos que incluyen comodidad, confianza, empoderamiento, optimismo, agradecimiento y sabiduría.

Publicado originalmente: 25 de septiembre de 2018

Comparta con familiares y amigos:

Artículos relacionados

¿Deberías encender tu aire acondicionado cuando no estás en casa?

¿Deberías encender tu aire acondicionado cuando no estás en casa?

En estos tiempos de inflación ridícula y precios de gasolina exagerados, muchos consumidores buscan ahorrar un dólar o dos donde sea que puedan. La energía cuesta dinero, y cuanto más la use, mayor será la factura. De hecho, los acondicionadores de aire representan el...

8 alimentos ‘malos’ que en realidad son buenos para ti

8 alimentos ‘malos’ que en realidad son buenos para ti

Algunos alimentos tienen mala reputación y por una buena razón. Los refrescos azucarados y las papas fritas saladas, por ejemplo, no tienen nada a su favor desde el punto de vista nutricional. Otros alimentos, sin embargo, están todos atrapados en el estigma y ni...